Restauramos elementos de hierro y bronce, incluso esculturas, deterioradas tanto por el paso del tiempo como por un uso inadecuado o por actos incívicos.

Naturalmente, si es un trabajo escultórico, nos ponemos en contacto con el autor de la obra, trabajando conjuntamente con el o con la persona que se designe para controlar la evolución del trabajo.